Especialista en accidentes de tráfico

Cómo identificar a un buen abogado en accidentes de tráfico

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Identificar un buen abogado en accidentes de tráfico te ahorra muchos quebraderos de cabeza si tienes que reclamar una indemnización por los daños sufridos.

Y es que hay quien escucha la palabra “abogado” y se echa a temblar.

Y en el ámbito de la siniestralidad vial las víctimas siguen teniendo muchas dudas y se siguen encontrando con multitud de problemas cuando tienen que tramitar las responsabilidades dimanantes de un siniestro.

La primera reflexión es obvia: si para gestionar un divorcio acudes a un abogado de familia, o si tienes un problema en tu empresa acudes a un letrado que sea laboralista… ¿Por qué vas a dejar de asesorarte con un abogado especialista en accidentes de tráfico https://demandatulesion.com/abogados-accidentes-de-trafico-asesoria/ cuando eres víctima de un siniestro?

Y una segunda reflexión: ¿te va a servir cualquiera?

Te explicamos lo que debes tener en cuenta para elegir el profesional que te va a ayudar a tramitar la reclamación de tu indemnización con garantías.

HACEMOS UN POCO DE HISTORIA SOBRE ABOGADOS Y ACCIDENTES DE TRÁFICO

Hace más de 40 años que empezaron a surgir los primeros despachos de abogados dedicados a defender los derechos de las víctimas de accidentes de tráfico, coincidiendo con un aumento progresivo de la siniestralidad en nuestro país.

En el surgimiento de esta especialidad jurídica también influyó el incremento de las dificultades que se encontraban los perjudicados cuando tenían que reclamar a las compañías de seguros.

En los últimos años, el número de despachos que se hacían llamar “especialistas en accidentes” creció como la espuma, si bien muchos de ellos ni eran expertos, ni conocían a fondo la normativa de aplicación a estos casos.

Y esto provocó también muchas dudas en las propias víctimas, que se encontraban sin saber cómo elegir, cuando les hacía falta, a una firma jurídica que realmente conociera a fondo la problemática de los perjudicados en un siniestro a la hora de reclamar las indemnizaciones que les correspondían.

La aparente facilidad con que se podían tramitar este tipo de asuntos por parte de un abogado propició que muchos profesionales del derecho se lanzaran a defender estos casos, que hasta hace unos años, no ofrecían tantos problemas para reclamarse.

Sin embargo, las normas cambiaron, la forma de actuar de las aseguradoras también, y las cosas empezaron a complicarse, y mucho, para que los perjudicados obtuvieran las compensaciones económicas justas y adecuadas a los daños y lesiones https://demandatulesion.com/lesiones-por-accidente-de-trafico/que habían tenido.

Hoy en día, si tienes un accidente, solo tienes que entrar en internet y buscar abogados especialistas, y van a salirte innumerables resultados de despachos que se consideran expertos en el ámbito de los siniestros de circulación.

Y la duda va a estar en saber elegir bien, porque como en todas las profesiones, en esta especialidad también hay mucho intrusismo.

A esas dudas hay que añadir el enorme desconocimiento y la desinformación que tienen la mayoría de las víctimas, y que les coloca en una situación de clara desventaja frente a una compañía de seguros.

Y es que es indiferente, en este sentido, que tu accidente sea grave o leve, que tengas más o menos daños, porque problemas para reclamar vas a tener siempre.

identificar-buen-abogado-trafico-1

EL ABOGADO PARA ACCIDENTES DE TRÁFICO: POR QUÉ LO NECESITAS PARA RECLAMAR TU INDEMNIZACIÓN

Cuando nunca has tenido un siniestro, es probable que pienses que todo es relativamente sencillo, que “las aseguradoras se entenderán”, y que puedes apañarte para reclamar por tu cuenta.

Incluso es posible que seas de la opinión de “me da pereza o no merece la pena meterme en un lío legal”

Nada más lejos de la realidad.

La posición de desventaja de la víctima frente a la compañía no siempre fue así. Hace ya muchos años era bastante más fácil conseguir que la aseguradora de turno te pagara la indemnización que te correspondía sin ponerte (casi) pega alguna.

Pero en los últimos años las cosas han cambiado, y mucho.

Hoy en día, no contar con ayuda legal especializada para tramitar las responsabilidades dimanantes de los perjuicios sufridos en un siniestro condena al fracaso multitud de reclamaciones.

En DEMANDA TU LESION sabemos por experiencia propia que muchas víctimas incluso no reclaman porque creen, de forma equivocada, que no tienen derecho a ello.

Puede ser porque piensen, por desconocimiento, que son culpables, o porque la aseguradora del contrario les ha negado la culpa directamente.

El proceso de reclamación de una indemnización es complejo.

Y no siempre tiene que acabar en un Juzgado. Pero lo que sí es importante es que lo gestione un buen abogado particular y ajeno a las aseguradoras, y, sobre todo, experto en la materia.

Los problemas con las compañías de seguros

De cara a una aseguradora, la víctima de un siniestro es un número. Un expediente y punto.

Como toda gran empresa, una aseguradora se mueve por una cuenta de resultados.

Y el pago de las indemnizaciones derivadas de accidentes de tráfico suponen un buen golpe anual a su bolsillo.

Por lo tanto, lo que va a buscar como empresa siempre será pagarte lo menos posible, defendiendo su propio interés, y nunca el de la víctima.

Esa posición de “poder” de las compañías recibió un importante impulso a partir de la despenalización de los Juicios de faltas con la reforma del Código Penal, que puso fin a un sistema relativamente ágil y rápido para gestionar estas reclamaciones en los Juzgados de Instrucción.

A ello se le unión el cambio en la normativa con la entrada en vigor en enero de 2016 del nuevo Baremo de Tráfico, que, si bien mejoraba, como era de justicia, el sistema de pago de indemnizaciones para grandes lesionados y fallecidos, perjudicaba, por el contrario, a todos los llamados “lesionados leves”, que son casi el 80% de las víctimas de siniestros en nuestro país.

Así llegamos a la actualidad, donde todos los abogados que llevamos muchos años defendiendo los derechos de los perjudicados en accidentes, hemos ido comprobando como se han multiplicado las dificultades para reclamar las indemnizaciones que les corresponden.

Los problemas con las compañías de seguros se basan en dos parámetros sobre los que pivotan todos los demás que te puedes encontrar.

El primero es que te discutan la culpa, ya que, si eres culpable exclusivo, no tendrán que pagarte cantidad alguna.

Esto supone que con la cantidad de accidentes controvertidos que hay, o bien cuando el contrario niega la responsabilidad o incluso cuando la culpa no es clara o es compartida, la compañía de seguros de turno te va a negar automáticamente la indemnización.

A partir de ahí, en este caso, o buscas la ayuda de un buen abogado en accidentes de tráfico, o te quedarás sin que te paguen lo que te corresponde.

El segundo problema tiene que ver con la valoración de los daños, en concreto, las lesiones que hayas tenido. Es evidente que cuanto menos se valoren, menos tienen que pagarte como perjudicado.

En este punto entra en juego, además, la interpretación del Baremo de Tráfico https://www.boe.es/boe/dias/2015/09/23/pdfs/BOE-A-2015-10197.pdf, que es un complejo sistema normativo, con más de 500 páginas, que para quien no lo conoce resulta imposible de comprender y mucho menos de aplicar.

Esto pone en clara ventaja a la compañía de seguros frente a la víctima, sobre todo si no tiene abogado que la defienda, porque seguramente, acabará aceptando una indemnización mucho menor de la que le correspondería percibir.

compañia-seguros-indemnizacion-1

Qué puede ocurrir si decides reclamar una indemnización por tu cuenta o mal asesorado

No serías el primer perjudicado que cuando tiene un accidente de tráfico decide optar por otra forma de reclamar la indemnización, eligiendo opciones que no son nada recomendables.

Estas son las más habituales:

  • Decidir reclamar por tu cuenta.

No hace falta que insistamos en los problemas que te vas a encontrar, empezando por tener dificultades para acreditar la culpa, y siguiendo por no saber ni qué necesitas para reclamar, ni cómo demostrar el alcance de tus daños, ni mucho menos cómo calcular lo que te corresponde.

La consecuencia de reclamar por tu cuenta es obvia: suponiendo que la compañía te haya reconocido la culpa, recibirás una oferta motivada de indemnización y no tendrás ni idea de si está correcta o no.

Y ya te adelantamos que la inmensa mayoría de ofertas de pago están siempre por debajo de lo que te corresponde.

  • Poner la gestión de tu caso en manos de “un amiguete que es abogado”, o del “cuñado de tu primo” que tiene la carrera de derecho, aunque no ejerza.

Este error es muy común y volvemos a lo comentado en cuanto a la especialidad. No te sirve para reclamar por un siniestro cualquier letrado, de la misma forma que no gestionarías tu divorcio o una incapacidad con alguien que no fuera experto en la materia.

El problema de acudir a quien no sabe es el mismo: o te quedas sin indemnización o lo que te paguen va a estar siempre por debajo de lo que deberían abonarte.

  • Entrar en internet y elegir al azar un despacho cualquiera, que sea multidisciplinar, y que igual te lleva una reclamación bancaria que un accidente.

Nos reiteramos en la importancia de la especialización. No te fíes de todo lo que aparezca en internet, y mucho menos cuando no son abogados expertos en la materia.

Por qué no debes delegar en un tramitador o abogado de la compañía

Otro gran error que cometen muchos perjudicados en un siniestro es pensar que la mejor manera de no complicarse la vida es confiar en el buen hacer de su compañía.

El pensamiento más habitual es un “total, es mi aseguradora, me va a defender bien que para eso la pago”.

Y los pensamientos siguientes suelen ser que “todo va a ser más rápido entre compañías”, o que “como tengo varios seguros con ellos se van a portar muy bien conmigo y me lo van a solucionar todo”.

Esto es lo que va a pasar en estos casos:

  • Tú primero das el parte a tu aseguradora.
  • Ellos te asignan un número de referencia de tu siniestro.
  • Te dicen que les envíes los documentos que tengas del accidente.
  • Y te asignan un tramitador, o gestor. OJO, NO un abogado.

¿Qué va a ocurrir?

  • Para empezar, un tramitador o gestor de siniestros no tiene conocimientos jurídicos.
  • Y, además, trabaja para la compañía. Esto significa que su interés no eres tú (tú solo eres un expediente que hay que intentar cerrar cuanto antes), sino que es el de la aseguradora.

El papel de un tramitador o gestor de siniestros es el de trasladarte en su momento la oferta que le haga la compañía contraria una vez que haya reconocido la culpa su asegurado.

Porque si no la reconoce van a enviarte una carta declinando hacerse cargo de la defensa de tus intereses.

La explicación es sencilla: todas las aseguradoras se relacionen en este ámbito por Convenios entre ellas, donde el objetivo es compensar unos siniestros con otros con la finalidad siempre de pagar lo menos posible en indemnizaciones.

Es decir, se mueven por objetivos económicos, y no precisamente a favor de la víctima.

Con este panorama, podrás imaginar que va a ser complicado que consigas que tu compañía te defienda como corresponde.

Lo mismo ocurre en el caso de que tu aseguradora te asigne para la gestión de tu siniestro un abogado, porque siempre va a ser empleado de la compañía, y, por tanto, no es objetivo ni es imparcial.

identificar-buen-abogado-trafico-3

IDENTIFICAR UN BUEN ABOGADO EN ACCIDENTES DE TRÁFICO: NO TODO TE SIRVE PARA DEFENDER TUS DERECHOS COMO VÍCTIMA.

Llegamos al punto en el que tienes claro que necesitas un buen abogado en accidentes de tráfico para defender tus intereses.

Es importante que llegues a esta conclusión lo antes posible, porque en los primeros momentos posteriores al siniestro puedes cometer algún error, básicamente por falta de información, que luego ponga en peligro tu reclamación.

Una vez que tengas esto claro, el segundo paso es descartar empresas que tramiten accidentes de tráfico, es decir, que no sean despachos de abogados.

Este tipo de negocios, que se multiplicaron a raíz de la crisis económica de hace unos años, están formadas por gestores o tramitadores, pero no por letrados.

Su cometido consiste en tramitarte una indemnización, pero desde un punto de vista administrativo y no jurídico, porque les falta esta formación.

La consecuencia es obvia: no pueden realizar correctamente una valoración de tu caso ni diseñar una estrategia jurídica para tu reclamación.

Y si no consiguen llegar a un acuerdo amistoso con la compañía para que te paguen, y hay que acudir a la vía judicial, tienen que subcontratar un abogado, que normalmente no es especialista y cuyo papel se limita a defender tu caso como pueden el día del juicio.

Lo que debes tener en cuenta para elegir un buen abogado en accidentes de tráfico

Vamos a poner que tienes ya claro que quieres un despacho de abogados que sea verdaderamente especialista en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación.

Y te preguntarás ahora cómo elegir, o a cuál de ellos acudir, porque no nos engañemos, despachos de letrados expertos en accidentes, eliminando todos los descartes anteriores, también hay muchos.

Entonces… ¿cómo identificar a un buen abogado que realmente sea especialista en accidentes de tráfico?

Es evidente que la elección es tuya, y que de ella va a depender, en una parte muy importante, el resultado de tu reclamación.

Nuestro consejo es que tengas en cuenta dos parámetros: la confianza y la autoridad, y te lo explicamos.

  • Recuerda empezar la búsqueda por despachos que solo tramiten casos de responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación, y evita letrados generalistas que saben un poco de todo, pero mucho de nada.

Si conoces a alguien que te pasa una recomendación, merece la pena que pruebes a contactarle. En el mundo jurídico el “boca oreja” sigue funcionando y no hay mejor recomendación que la de un cliente satisfecho.

  • Visita varias páginas web, léelas y contacta con varios de ellos, los que más confianza te hayan inspirado. Es muy importante que el contenido de su web te transmita seriedad y que constates que son profesionales, pero sin dejar empáticos y accesibles. Huye de esos despachos que solo hablan de lo buenos que son y no se centran en resolver el problema que tienes.
  • Pide varias citas con distintos abogados y llévate todas las preguntas y dudas que tengas para consultarlas. Es importante que te sientas cómodo y que sientas cercanía y apoyo. Huye de abogados fríos y demasiado distantes, porque un accidente de tráfico es un tema muy serio y delicado y necesitas sentirte acompañado desde el primer momento.
  • Busca reseñas en Google o testimonios en redes sociales de otros perjudicados como tú que han acudido a ese despacho para conocer sus opiniones sobre el servicio que han recibido.

Y recuerda, por encima de todo, que tienes que sentirte cómodo. La relación de cercanía abogado-cliente es fundamental durante todo el proceso para que la comunicación sea fluida y el éxito del caso esté garantizado.

Recuerda que, a diferencia de los gestores o tramitadores de siniestros, tu abogado de confianza te acompaña desde el primer momento, te informa, te pide documentos, te explica cada paso que se da y nunca, nunca, te va a decir que vas a cobrar un montón de dinero desde el principio, porque aún no lo sabe, ya que todo va a depender de la evolución de tu caso.

Un último apunte: como cualquiera, te puedes equivocar eligiendo a tu letrado. Pero ten siempre en cuenta que, si después de haberlo contratado no te convence por cualquier motivo, siempre puedes cambiar y buscar otro que sea de tu agrado.

Por parte del equipo de DEMANDA TU LESION solo podemos decirte que, si has tenido un accidente de tráfico y quieres conocernos, podemos ayudarte, como venimos haciendo desde hace muchos años dedicados en exclusiva a las víctimas de siniestros en toda España.

Contacta  https://demandatulesion.com/contacto/  con DEMANDA TU LESION para informarte y recibir una valoración inicial sin compromiso con nuestros abogados.